Archivo de la etiqueta: Aislamiento termico vivienda

Escoger una ventana con doble acristalamiento

Escoger una ventana con doble acristalamiento

ventana doble acristalamiento

En todochimeneas.com somos conscientes que el conseguir que en tu casa puedas disfrutar del mejor ambiente en el que la calidez sea el factor que marca la diferencia, no depende sólo de que cuentes con una de nuestras estufas o chimeneas, sino de otros elementos que al combinarse consigan crear esa atmósfera que buscas para tu hogar. Uno de estos elementos es el aislamiento en las ventanas, para evitar que se escape el calor en invierno. Para ello te recomendamos este post

Escoger una ventana con doble acristalamiento

Las  ventanas con doble acristalamiento presentan las ventajas de ser, al mismo tiempo, aislantes térmicos y acústicos, además de contribuir a mejorar de una forma incontestable el confort de nuestra casa, ayudando a cuidar el medio ambiente.
El principio de las ventanas de doble cristal es muy simple. El doble acristalamiento es un boque de dos cristales separados por un vacío, que se rellena con aire o con gas Argón, con lo que se aumenta algo más las propiedades aislantes.

Diferentes espesores:

“4/16/4”, 4/12/4 o 4/6/4, son datos que por sí parecen no decir mucho, pero  indican los diferentes espesores de un doble acristalamiento. Por ejemplo 4mm el primer cristal, 16 mm de vacío y 4mm para el segundo cristal. Cuanto mayor la separación entre los dos cristales, mayor será el poder aislante de la ventana.

Podemos encontrar doble acristalamiento llamado asimétrico en 10/6/4, 10/10/4, etc, en los cuales, el cristal exterior es el más grueso, para un mejor aislamiento acústico.
También tenemos el triple acristalamiento, todavía más efectivo en términos de aislamiento acústico y térmico, pero al mismo tiempo, más pesados y bastante más caros. Se trata de tres cristales y dos separaciones, rellenas de Argón.

ventana doble acristalamiento sección de la ventana con dos cristales

Ventajas del doble acristalamiento

El doble acristalamiento reduce el efecto de “cristal frío” y dificulta la condensación al acercar la temperatura del cristal a la temperatura de la habitación, consiguiendo reducir, de esta manera, el consumo de energía hasta un 10%. Si en el exterior se está a 0ºC, hará 5ºC a lado de una ventana de un solo cristal,  de 10ºC a 11ºC a lado de una ventana con un doble cristal clásico y de 16º a 17ªC al lado de una ventana con doble acristalamiento reforzado.

Por otro lado, los cristales cada vez nos aportan mayores ventajas debido a los avances tecnológicos, por ejemplo, los cristales autolimpiantes, en los que la luz del sol, incluso en días nublados, descompone la suciedad depositada sobre el vidrio y hace que la superficie hidrófila. La lluvia se escurre por el cristal, sin formar gotas, arrastrando los residuos descompuestos por los rayos ultravioletas del sol.

El doble acristalamiento clásico

Normalmente lo podemos encontrar en la relación 4/12/4 o 4/16/4, evita un desperdicio de calor de alrededor de un 40%, en relación a una ventana con cristal simple.
El doble acristalamiento con aislamiento térmico reforzado
A este doble acristalamiento, también se le denomina ATR. Sobre uno de los cristales se aplica una lámina de óxidos  metálicos que consigue impedir la trasferencia de calor hacia el exterior. Normalmente va reforzado con el relleno  de la separación entre cristales con Argón. Esta combinación evita el desperdicio de calor en alrededor de un 30 o 50% con respecto a un doble acristalamiento clásico. Las relaciones más comunes son la 4/14/4 y 4/16/4.

El doble acristalamiento acústico

Se trata de doble acristalamiento del llamado asimétrico, este doble acristalamiento presenta diferentes grosores de cristal, por ejemplo 8/8/4, 10/10/4, 10/8/4, etc. El cristal más grueso se debe colorar hacia el exterior (salvo en el caso de cristales con hilo de seguridad) Este tipo de acristalamiento es sensiblemente menos eficiente en términos de aislamiento térmico.

También existe el doble acristalamiento acústico con aislamiento reforzado, consta de un cristal simple recubierto por una lámina de óxidos metálicos y de otro cristal recubiertos por dos láminas de aislante acústico, ambos cristales separados por una separación rellena de Argón

Doble acristalamiento con película suspendida

Esta variante consiste en un doble acristalamiento con una o más películas plásticas suspendidas en la separación entre los cristales, de tal manera que se consiguen crear más separaciones independientes entre los cristales sin aumentar el peso de la ventana, por ejemplo 4/10/película/4. En relación a su capacidad de aislamiento térmico, lo podemos comparar al que se consigue con el triple acristalamiento.

El doble acristalamiento de seguridad

doble acristalamiento refuerzo de cristal con butiral de polivinilo

En 44,2/8/4 o 44,2/12/4, es muy resistente a las roturas, el cristal exterior está compuesto por dos láminas de cristal de 4mm unidas por una película de butiral de polivinilo, un plástico que retiene los trozos de cristal en caso de rotura.

El triple acristalamiento

Doble acristalamiento ventana con triple acristalamiento

Se compone de 3 láminas de cristal separadas por  huecos rellenos de gases inertes 4/16/4/16/4, tiene gran capacidad de aislamiento, pero dificulta un poco el paso de la luz, debido, precisamente al tercer cristal. Además, por su  elevado peso no es aconsejable para todas las ventanas. Por otro lado, resulta bastante caro.

Por: Pablo R. Zanardi – http://www.todochimeneas.com

Fuente: http://www.linternaute.com

Aísla tu casa del frío

Aísla tu casa del frío

Aísla tu casa del frío
Aísla tu casa del frío

Las nuevas normativas que promueven el ahorro energético y la sostenibilidad en la edificación han favorecido el desarrollo de soluciones de aislamiento térmico y/o acústico cada vez más logradas. Es el caso de las espumas de poliuretano, poliestireno expandido y poliestireno extruido.

Si estás pensando en reformar tu vivienda y esta no dispone del aislamiento térmico y/o acústico adecuado, es conveniente que incluyas esta obra en el proyecto, pues es la medida más eficaz para ganar en confort, reducir el consumo energético y disminuir las emisiones de CO2 a la atmósfera. Acude a un experto que te asesore acerca de las soluciones y materiales más apropiados para las aplicaciones concretas que necesitas.

Espuma rígida de poliuretano

El poliuretano es un material plástico poroso que conforma una espuma rígida, destacable por su versatilidad —se puede aplicar en planchas y en paneles sándwich prefabricados— y por sus prestaciones —elevada capacidad aislante térmica, durabilidad en el tiempo, rapidez en la aplicación, impermeabilidad y capacidad aislante acústica—.

La espuma rígida de poliuretano se emplea en el aislamiento de cubiertas, fachadas, techos y suelos. El sistema proyectado ‘in situ’ incrementa sus ventajas con respecto a las planchas y los paneles sándwich, ya que permite una gran velocidad de aplicación y elimina la necesidad de almacenamiento de las piezas en la obra. Al mismo tiempo, con la pulverización en el mismo lugar en el que se va a instalar, se pueden corregir posibles defectos de la superficie y se logra igualmente una envolvente del edificio que reduce el sonido.

Espuma de poliestireno expandido

El poliestireno expandido es un material plástico celular y rígido fabricado a partir del moldeo de perlas preexpandidas de poliestireno expandible o uno de sus copolímeros, que presenta una estructura cerrada y rellena de aire. Así se define en la “Guía Técnica de Soluciones con EPS en Rehabilitación”, editada por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE).

Es precisamente esta estructura cerrada y llena de aire la que le confiere una elevada capacidad aislante térmica, propiedad que se suma a otras muy valoradas en el sector de la construcción, como su buena estabilidad dimensional, su versatilidad y su precio.

El poliestireno expandido se aplica en cerramientos verticales, cubiertas planas e inclinadas, en soleras y pavimentos. Uno de sus usos más frecuentes es su aplicación en cámaras de aire o como bovedilla para la elaboración de forjados de edificación.

Espuma de poliestireno extruido

El poliestireno extruido en un material aislante celular que ha sido extruido y expandido a partir de poliestireno o de uno de sus copolímeros, presentando una estructura rígida de célula cerrada. Las ventajas más destacables de aplicar la espuma de poliestireno extruido son: su elevada capacidad aislante térmica con alta resistencia a la compresión, es decir, que mantiene su estabilidad estructural en condiciones de cargas mecánicas sostenidas; su gran durabilidad; y sus altas prestaciones en absorción de agua, lo que le convierte en el material idóneo para aplicaciones en las que el aislante va a estar en contacto directo con el agua, como es el caso de las cubiertas invertidas.

Las aplicaciones más habituales del poliestireno extruido son las cubiertas inclinadas, las cubiertas invertidas, los cerramientos verticales, y los pavimentos residenciales e industriales.

Fuente: http://www.repsol.es

Foto: http://www.agendaviva.com

Para encontrar la chimenea o estufa que te ayude a sacarle el mayor partido al aislamiento de tu casa, con el fin de tener tu casa acogedoramente cálida este invierno, visítanos en http://www.todochimeneas.com que nosotros nos ocupamos de aconsejarte, dejártela instalada y lista.

Consejos para mejorar el aislamiento térmico de nuestra vivienda

Consejos para mejorar el aislamiento térmico de nuestra vivienda

Consejos para mejorar el aislamiento térmico de nuestra vivienda

Consejos para mejorar el aislamiento térmico de nuestra vivienda

Una vivienda con un buen aislamiento térmico puede llegar a ahorrar hasta un 30% de energía, lo cual tiene efectos directos tanto en la factura de la luz que nos llega a final de mes como en las emisiones de CO2 al medio ambiente. ¿Qué precauciones debemos tomar para mejorar el rendimiento térmico de nuestro hogar? Ahí van algunas notas.

El aislamiento térmico de una vivienda es la capacidad que ésta tiene para retener el calor (en invierno) o el frío (en verano), que básicamente generamos mediante sistemas de calefacción y/o refrigeración. Por mucho que invirtamos en un buen aparato de aire acondicionado o en un buen sistema de calefacción, de poco servirá si la casa no está bien aislada desde el punto de vista térmico.

Pero ya no solo por una cuestión de ahorro de energía o de conciencia medioambiental, sino porque además, en unos meses -a partir del 1 de enero de 2013- ya estará vigente el anunciado real decreto de Certificación de Eficiencia Energética de Edificios Existentes, que obligará a que todas las viviendas que se compren, vendan o alquilen en España cuenten con un certificado que avale su comportamiento energético.

De esta forma, las viviendas tendrán un distintivo de eficiencia similar al que ya tienen los electrodomésticos, que incidirá también en el precio de venta o de alquiler de la misma. De hecho, las viviendas se clasificarán mediante una serie de letras, que irán de la ‘A’ (máxima eficiencia) a la ‘G’ (grado de eficiencia energética más baja).

Veamos pues cuáles son algunos de los aspectos a tener en cuenta para mejorar, sin grandes inversiones, el aislamiento térmico de nuestra casa:

  • En una vivienda las pérdidas de calor se producen a través de ventanas, puertas, suelos, paredes y techos. En el caso de ventanas y puertas que den al exterior, es muy importante comprobar que no haya fugas de energía y, de haberlas, tomar las medidas pertinentes. En suelos, paredes o techos es imprescindible una buena instalación con productos eficaces y de alta resistencia térmica. Si la vivienda tiene ya unos años, en el mercado existen una amplia variedad de materiales que permiten reforzar el aislamiento térmico de una pared, un suelo o un techo.
  • Las ventanas son uno de los puntos débiles de la casa. Para minimizar sus fugas de calor o frío es aconsejable que cuenten con un sistema de doble acristalamiento y, a ser posible, cámara de aire. También mejorará su capacidad de aislamiento térmico si tienen una carpintería de calidad (de PVC, por ejemplo) que evite la formación de puentes térmicos, así como que dispongan de un vidrio específico para reducir las pérdidas de calor.
  • En verano es altamente recomendable utilizar toldos y persianas para minimizar un calentamiento excesivo de la casa.
  • En invierno, sin embargo, debemos aprovechar al máximo la luz del sol y dejarla entrar a través del cristal de la ventana dejando cortinas y visillos abiertos.
  • Por último, es fundamental ventilar bien la casa tanto por la mañana como por la noche. Con 10 minutos es suficiente para renovar el aire de una habitación. Si nos pasamos de tiempo podemos acumular calor excesivo en verano o dejar entrar demasiado frío en invierno.

Fuente: http://www.hogarutil.com